Estrategia

Estamos en una transición larga y difícil de un bache económico en donde la dirección de la empresa debe de enfocar sus esfuerzos en la estrategia y en el entorno competitivo.

Una buena estrategia y una buena ejecución son los más valiosos signos de una buena dirección de empresa.

 

Una estrategia bien formulada permite canalizar los esfuerzos y asignar los recursos de una organización, y la lleva a adoptar una posición singular y viable, basada en las capacidades internas (fortalezas y debilidades), anticipando los cambios en el entorno, los posibles movimientos del mercado y las acciones de sus competidores (oportunidades y amenazas).

 

La estrategia la incluimos dentro del sistema de gestión, quedando implícita el personal cumple con ella al realizar sus tareas cotidianas; de esta manera el director general invierte su tiempo en funciones prioritarias de la empresa delegando así su involucramiento en la operación.

Comentarios cerradas